miércoles, agosto 22, 2007

Presentación del Anhelo Constante, por Arístides Bastidas.


Convengo en que a fuer de periodista desconozcamos el manejo de lenguaje formalmente literario. Me anticipo a esa observación porque soy ajeno a la polémica sobre el valor artístico de nuestro modo de expresión. Me siento feliz del intento que hago a diario en el prefeccionamiento de su manejo. Gracias a él, he podido comunicarme con mis semejantes para ejercer el oficio de informar, lo único que según mis pretenciones, hago.

Respeto altamente los dominios de los poetas y su facultad para decir bien lo que sentimos, sin saberlo expresar o expresándolo mal. No obstante hay veces en que la fuerza de los sentimientos se nos desborda y nos lanzamos al riesgo de ponerlos en el papel. Ese es mi caso en los escritos que recojo en esta obra, si bien mi vferdadera intención cuando lo hice, era de adrle una estructura de mini-ensayo, en las cuales entregara ciertas experiencias que considero interesantes. Las ideas que expongo fueron concebidas durante los siete años que llevo de invidente. No creo que un novicio de las tinieblas que en el caso mio son violáceas y no negras, tenga algo de insólito que contarles. Para mí, las raíces de lo humano, los dones para el amor y la estructura moral que me forman no han variado ni en un átomo. Ojalá que los pensamientos que aquí manifiesto sirvan, cuando menos, para acentuar las motivaciones del vivir en quienes tengan la indulgencia de leer este trabajo.

Si estos mensajes sirven de aliento a algún congénere, si pueden estimular la fe en la vida de otros, si cumple la tarea de persuadir a alguien de que las caídas enseñan y de que no hay exito mayor que el de levantarse después de ella, yo sentiré la satisfacción de haber logrado los únicos cometidos que me propongo con esta publicación, Si no es así, me arroparé de nuevo con la tolerancia que este buen mundo ofrece a los que practicamos la alegría de vivir.
Arístides Bastidas.
Caracas, Agosto de 1981

1 comentario:

maria dijo...

GRACIAS POR ESTE GRAN REGALO! YO TENIA EL LIBRO Y UN DIA LO PRESTE Y LO PERDI PARA SIEMPRE PERO SUS LETRAS QUEDARON GRABADAS PARA SIEMPRE EN MI. PERO AUN ASI ES I GRAN ANHELO VOLVER A LEER ESAS LETRAS QUE LLENAN DE LUZ A QUIEN TIENE EL PLACER DE TENERLAS.

GABRIELA

Otros blogs dedicados a Arístides Bastidas: